Reflexiones al borde del camino

Efesios (6) Soy Salvo – Mark Driscoll

NOS ENCANTA UNA BUENA HISTORIA DE RESCATE

Está bien, vamos a conseguir unas mascotas. Hemos estado negociando esto por 15 años y ahora que tenemos 5 hijos pueden limpiar los excrementos de las mascotas no me molestan las mascotas, pero me molesta lo que sale de ellas. Ese es el problema que tengo, pero ahora que tenemos hijos suficientemente grandes, en teoría, para limpiar lo que sale de la mascota, estamos listos para conseguir unas mascotas.

Gideon, el de 7 años, quiere dos conejillos, y quiere llamarlos: ‘perdido’ y ‘hallado’. O ‘totopos’ y ‘salsa’, y nos pidió dos conejillos. Y los niños han pedido enérgicamente un perro y parece que estamos cambiando de pre-perro a pos-perro.

¿Cuántos de ustedes tienen perro? ¿Tienen perro? No sé nada de perros. Sé que tienen cuatro patas a menos que algo terrible les pasó, sé que los perros más grandes son mejores que los pequeños, y sé que todos los perros son mejores que los gatos. Es todo lo que sé sobre perros.

Llegamos al punto en que estoy investigando a los perros. Escogimos una raza, supongo. Grace se crió con pastores alemanes, por eso estamos buscando un pastor alemán, o uno mezclado. Y la gente también empieza a hacer preguntas como: «Va a conseguir uno de raza pura o mezclada?». No sé la diferencia, y me puse a investigar. El padre del de raza pura es un macho dominante muy regio, y pensé: «Definitivamente necesito uno de esos», es un chiste, más o menos.

Y después otros dicen: «No, no, no, necesitas uno de raza mixta». Un perro de rescate, los llamados perros de rescate. ¿Tienen un perro de rescate? Esta es mi apelación a la República Popular de Seattle, ¿de acuerdo? Aquí es donde me conecto. Porque uno de los requisitos de ser ciudadano aquí en Seattle es tener perro, así que por fin lo soy. Y todos dicen: «Oh, necesitas un perro de rescate».

No sé qué es un perro de rescate, entonces empecé a investigar a los perros de rescate en internet, y francamente fue traumático. Dicen: «Oh, hay de 8 a 10 millones de perros abandonados y la mitad mueren». Ah, caray, no lo sabía. Y que podemos rescatar un perro. Como estoy centrado en el evangelio, tengo que hacerlo. O sea, tenemos que rescatar algo. El libro entero que leo se trata de un gran rescate.

Uno empieza a buscar, y lo cautivan a uno emocionalmente. Le muestran la foto de un perro con una mirada en sus ojos que dice básicamente: «Salva mi vida». Después dan un nombre al perro, y ahora está casi apegado completamente. Y le hablan del perro. Esta se llama Sasha. «Le encantan los niños, los Frisbee, y a Jesús». «Y vamos a matarla el martes», y uno piensa: «¡Ay, no! ¡A Sasha, no!». Ahora puede que tengamos 10.000 perros en nuestra casa porque se nos ha abierto mundo nuevo.

Después le cuentan a uno historias sobre cómo fueron rescatados los perros, y qué lectura tan divertida. Le dicen a uno: «Mire, aquí hay un perro. Ahora este perro puede jugar a traer cosas y tener una familia eterna», así la llaman. La familia eterna, no es como la familia que los abandonó en el parque. Usted puede ser su familia eterna. Uno conoce los perros y escucha sus historias. Y había un perro que no estaba bien alimentado, era malnutrido, fue abandonado en el bosque, pero una familia lo rescató, y hay una foto navideña donde aparece el perro con la familia. Y está tan feliz que mueve la cola, y es como si fuera el cielo de los perros.

¿No les encanta una buena historia de rescate? A propósito, esta es la peor transición que he hecho de una ilustración al texto bíblico, pero emocionalmente todos los amantes de perros están conmigo. Estoy tratando de dirigirlos hacia Jesús, y si puedo hacer que todos los amantes de perros conozcan a Jesús, habrá un avivamiento, ¿de acuerdo?

Por tanto, ¿no les encanta un buen rescate? ¿No les encanta un buen rescate? ¿Amén? ¿Cierto? Nos encanta un buen rescate. Por eso, cuando los bomberos entran a un edificio y salen con los niños, nos alegramos. Por eso, cuando algo malo pasa, y la policía llega y todos están bien, nos alegramos. Por eso, cuando alguien gobierna sobre otros en forma horrenda y los soldados llegan para librar, nos alegramos. Por eso es que hasta los programas de televisión y las películas que disfrutamos todas son temas de rescate, ¿cierto? O cuando todos se hallan en un destino terrible o alguien o algo se halla en un destino terrible, y no pueden rescatarse ellos mismos. Están condenados, y una sentencia de muerte pende sobre ellos, ¡pero de pronto viene el salvador! Alguien llegará a rescatarlos.

Y les digo eso porque ese es el corazón de Dios, y como fuimos hechos a imagen y semejanza de Dios, eso hace eco en nuestro corazón. Nos encanta una buena historia de rescate. Y en realidad esa es la historia de la Biblia. Es la historia de rescate más grande que jamás fue contada. Y estamos más o menos en esa posición donde aunque no seamos conscientes de ello una sentencia de muerte pende sobre nosotros y no podeos salvarnos a nosotros mismos, y necesitamos que alguien más venga y haga lo que no podemos hacer, o sea, rescatarnos y ponernos en nuestra familia eterna.

Nota: Esta transcripción ha sido editada para la legibilidad.

Fuente: Mars Hill Church

Join the discussion 14.583 Comentarios